domingo, 12 de febrero de 2017

Jane Anderson "The Georgia Peach”


https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d8/Jane_Anderson_1917.JPG/220px-Jane_Anderson_1917.JPG

Algunas vidas son tan apasionantes que parecen haber ocurrido para poder ser contadas. Éste es el caso de Jane Anderson: escritora con talento para la ficción (según el mismísimo Joseph Conrad), periodista, corresponsal en tres guerras, locutora de radio durante el Tercer Reich y la principal propagandista del régimen del general Franco en el exterior. Una heroína para unos, una traidora para otros y una mujer de cautivadora belleza para todos.

Jane Anderson nació el 6 de enero de 1888 en Atlanta, Georgia, Estados Unidos. Por su belleza fue conocida como "The Georgia Peach”. En sus primeros años no encontramos nada de especial que pueda hacernos intuir la apasionante vida que protagonizará en el futuro. Nace con el nombre de Foster Anderson, su padre, Robert M. "Red" Anderson, era un amigo cercano de Buffalo Bill; su madre, Ellen Luckie Anderson, provenía de una rica y prominente familia de Atlanta.

Termina sus estudios en Dallas y en 1909 se muda a Nueva York, donde vivió hasta 1915. En esta ciudad se casa en 1910 con el conocido compositor y crítico musical Deems Tayloren. Durante el periodo de 1910 a 1913 es cuando se convierte en una exitosa escritora de cuentos que se publican en distintas revistas y periódicos de ámbito nacional. En 1915 abandona la ciudad de Nueva York para trasladarse a Europa donde pronto comienza su actividad como corresponsal de guerra escribiendo artículos e informes para el London Daily Mail. En 1918 regresa a EEUU y pone fin a su matrimonio con Tayloren.

En esta época Jane Anderson es amante del novelista Joseph Conrad que la utiliza como modelo para su heroína, Doña Rita, en la novela “La Flecha de Oro”, cuya historia se desarrolla en Marsella en la década de 1870 durante la tercera guerra carlista. Los personajes de la novela son partidarios del pretendiente español Carlos, poco podía imaginar la señorita Anderson en aquella época que su futuro estaría ligado a España, a esa España en la que los soldados carlistas formarían parte de los nacionalistas que intentaban salvar a su patria del comunismo.

ABC Sevilla 24 de Noviembre de 1933.
 En 1922 regresa a Europa como corresponsal y en 1934, tras convertirse al catolicismo, se casa con un noble español, el conde Eduardo Álvarez de Cienfuegos, estableciéndose con él en España. Cuando estalla la Guerra Civil Española (1936-1939) Anderson cubre la contienda para el London Daily Mail siendo su posicionamiento abiertamente favorable a los nacionalistas encabezados por el general Franco, a pesar de que Marcel Izrailevich Rosenberg, embajador de la Unión Soviética en la república española, le llega a ofrecer 150.000 dólares para hacerse cargo de la dirección de prensa y propaganda.

Sus abiertas simpatías por el bando Nacional terminaron pasándole factura: el 13 de septiembre de 1936 fue capturada y encarcelada acusada de ser una espía fascista. Torturada por miembros comunistas del bando republicano y sentenciada a muerte, fue finalmente liberada gracias a la providencial mediación del cónsul Eric C. Wendelin y del Secretario de EEEUU  Cordell Hull, eso sí, con la condición de abandonar España.

Cumpliendo su parte del trato abandona España y se embarca en una gira de conferencias por todo Estados Unidos. Escribe artículos y narra por doquier las atrocidades cometidas por los republicanos como, por ejemplo, las vejaciones infligidas a una vendedora de flores que había osado comentar públicamente que no podía ser tan malo creer en Dios, o las violaciones sistemáticas de religiosas. Consigue ganarse al público católico estadounidense que presiona a la administración Roosevelt para que Estados Unidos mantenga su rigurosa política de no intervención, algo que, por otra parte, ya hacían todas las democracias occidentales que se negaron en bloque a apoyar a un bando que se presentaba como defensor de la libertad pero se encontraba teledirigido desde Moscú.

Además Jane Anderson ayudó a crear y promocionar el “Spanish State Tourist Service”, una iniciativa franquista muy poco conocida hoy en día y que seguramente les sorprenderá conocer: fue puesta en marcha por el director general de turismo y antiguo delegado de prensa franquista, Luis Bolín, como la primera y única agencia de viajes especializada en el turismo de guerra, su intención era permitir a los católicos estadounidenses y europeos comprobar de primera mano los efectos de la barbarie comunista.



Las personas que buscan unas vacaciones muy inusuales en vísperas de la Segunda Guerra Mundial podrían haber sido atraídas por el siguiente anuncio colocado en las oficinas de turismo de las principales ciudades de Europa: “La España Nacional le invita a visitar la Ruta de Guerra del Norte (San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón, Oviedo y el Anillo de Hierro). Vea el desarrollo de la Historia entre paisajes españoles de belleza insuperable.”

Fachada del folleto publicitario de las Rutas de Guerra. Reproducido por cortesía de la Colección de Guerra Civil Española de Southworth, Colección de Colecciones Especiales Mandeville, Universidad de California, San Diego.
Así comenzaba un folleto turístico creado en abril de 1938 por los nacionalistas españoles y el recién formado Departamento Nacional de Turismo del Estado Español, en una medida sin precedentes los nacionalistas invitaron a los turistas europeos a visitar la "Ruta de Guerra del Norte" mientras la Guerra Civil Española aún estaba en marcha.

Treinta y cinco autobuses escolares amarillos fueron encargados a la Chrysler Corporation en los Estados Unidos y treinta y seis agencias de viajes en toda Europa distribuyeron folletos turísticos mientras periódicos internacionales publicaban los próximos eventos. El 1 de julio de 1938 el primer autobús recogió a sus pasajeros en el puente internacional de Irún, en la frontera franco-española.

El éxito de las campañas masivas de publicidad respaldadas por la actividad como propagandista de la señora Anderson, que regresó ese mismo año 1938 a España como empleada del ministerio de propaganda, ayudó a llenar de turistas todas las plazas disponibles de estas visitas prácticamente de inmediato convirtiendo el proyecto en un éxito económico y publicitario.

Durante un banquete ofrecido por el ministro de Asuntos Exteriores Juan Beigbeder, un destacado militar y político español de la época, llegó a decir de ella que había sido la mujer que más había hecho por España en la Guerra Civil, su actividad como propagandista llegó a ser tan relevante que pronto llamó la atención de la Reichs-Rundfunk-Gesellschaft, la Radio Estatal Alemana, que le ofreció un puesto en Berlín en el año 1940.

Desde la primavera de 1941 reside en Berlín donde, tras su encuentro con Joseph Goebbels que apreciaba su labor propagandística en España, comienza a publicar en el periódico nacionalsocialista publicado en inglés “News from Germany”. Cuando la Alemania nazi declaró la guerra a los Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941 los ciudadanos estadounidenses fueron repatriados pero Anderson decidió quedarse en Alemania y desde el 14 de abril de 1941 hasta el 6 de abril de 1942 trabajó como locutora e una emisora de radio de onda corta que difundía propaganda pro-alemana a las tropas estadounidenses y británicas, retransmitiendo sus programas bajo el pseudónimo de "The Georgia Peach".

Anderson fue retirada de antena cuando en 1942 fue contraprogramada con éxito por la contrapropaganda de los EEUU. Aquí se le pierde la pista hasta su vuelta a las ondas en 1944 cuando hizo algunas difusiones que divulgan la brutalidad del ejército rojo en el frente del este.

El 26 de julio de 1943 Anderson junto con Fred W. Kaltenbach, Douglas Chandler, Edward Delaney, Constance Drexel, Robert Henry Best, Max Otto Koischwitz y Ezra Pound fue acusada de traición por el gran jurado del Distrito de Columbia. De este modo se convierte en una de las cuatro mujeres norteamericanas inculpadas por traición, suerte que corrieron otros célebres norteamericanos pro nazis como el poeta Ezra Pound que retransmitía desde Italia en favor de Mussolini.

Cuando la Alemania nazi se rindió en mayo de 1945 Anderson se escondió en varios lugares de Alemania y Austria. Por último, el 2 de abril de 1947, fue detenida en Salzburgo, Austria, y puesta bajo custodia militar estadounidense. El 27 de octubre de 1947 el Departamento de Justicia de los Estados Unidos retiró todos los cargos debido a la falta de pruebas. Indudablemente un factor determinante a su favor fue que Anderson había sido una ciudadana española por matrimonio desde 1934 lo que dificultaba legalmente el poder considerarla una traidora a los EEUU.

Anderson fue liberada en Salzburgo a principios de diciembre de 1947. Es en este momento el que decide asentarse junto con su marido a Almoharín, un hermoso y tranquilo pueblo de la provincia de Cáceres en el que Cienfuegos tenía posesiones y donde fue conocida popularmente como doña Juanita. A principios de los años sesenta el matrimonio se trasladó a la ciudad de Cáceres donde Jane impartió clases particulares de inglés y alemán.

Después de la muerte de su marido se mudó a Madrid donde en 1972 terminó una vida que podríamos calificar de novelesca. Descanse en Paz.

jueves, 5 de enero de 2017

Lars Hansen



Lars Georg Hansen fue un escritor e intelectual noruego. Nació el 8 de enero de 1869 en Molde y fue un autor muy prolífico a pesar de haber debutado como escritor en una etapa avanzada de su vida. Sus mejores libros están ambientados en el Ártico, teniendo este inhóspito escenario un papel protagonista en su obra. Hansen fue uno de los autores que en el comienzo de los años veinte introdujo este argumento dramático en la literatura noruega.

Cuando tenía dos años de edad su familia se trasladó a Tromsø, población en la que creció. Su padre era un fontanero y la madre era hija de un pescador del Océano Ártico. El joven Hansen se muestra como un emprendedor: termina sus estudios, abre su propio taller e invierte en la propiedad de varios barcos como armador. Pero la suerte lo abandonará en los negocios, después de la Primera Guerra Mundial los precios de las pieles y otros productos con los que comerciaba cayeron considerablemente; por si esto fuera poco Hansen y sus socios perdieron algunos de sus barcos por naufragio o incendios, por lo que en el año 1920 se ve obligado a abandonar su pequeña empresa de transporte y su taller.

En 1922 emigró, como hicieron muchos de sus compatriotas, a los Estados Unidos. Probó suerte en distintos trabajos: pescador, cazador de ballenas, agricultor etc. Es en esta época y pasados ya los cincuenta años cuando aparecen sus primeros escritos, se trata de unas historias y cartas de viaje. 

En el año 1925 regresó a su Noruega natal y ofreció algunas de sus historias a la prestigiosa editorial Gyldendal Norsk Forlag. Un año más tarde, en 1926, su primer libro fue publicado: Vold I Spitsbergens fue un éxito de ventas y esto alentó a su autor para hacer de la escritura su profesión.
Los libros se suceden rápidamente, a su muerte en 1944 había publicado otros 17 libros de los que siete giran en torno a la caza de ballenas, un tema que Hanson fue el primer autor en tratar dentro de la literatura noruega. Sus libros son ásperos, realistas, viriles en un sentido amplio del término, libros que hablan de la fuerza física, de hombres duros que luchan contra las difíciles condiciones climáticas y de las fuerzas de la naturaleza.

En el año 1929 hace una incursión como actor en el mundo del cine, la película se titula Der Ruf des Nordens

https://a.ltrbxd.com/resized/film-poster/2/5/3/8/6/7/253867-der-ruf-des-nordens-0-230-0-345-crop.jpg?k=d16c4e180d

Otra aventura realizada por Hansen fuera del mundo literario fue la realización, junto con su amigo Karl Holter, de un espectáculo teatral llamado “Ishavsfolk” (personas u osos del Ártico) que fue estrenado en 1932 con gran éxito. Karl Holter fue un reconocido actor y escritor que en 1942, consecuente con sus ideas, se alistó como voluntario para tener una participación activa en el conflicto bélico europeo; durante las despiadadas purgas de la postguerra Holter sería condenado a 3 años y 3 meses de trabajos forzados. Después de haber cumplido la pena, por supuesto, no pudo volver a trabajar de nuevo como actor.

Hansen se convirtió en un seguidor del Nasjonal Samling, partido fascista dirigido por Quisling, compartiendo ideología con figuras como el explorador polar Adolf Hoel, el cantante de ópera Albert Viljam Hagelin o el compositor Christian Sinding.

En 1940 Hansen participó, en compañía de otros escritores noruegos como el hoy también tristemente olvidado poeta Kåre Bjoergen, en la reunión “Poetas Europeos”. Este encuentro fue el evento literario más importante de toda Europa en el periodo del Tercer Reich y en él participaron representantes de los principales países europeos. La mayoría de estos titanes de la literatura han desaparecido de la conciencia colectiva, como curiosidad puede que les interese saber que en representación de España estuvieron autores como Ernesto Giménez Caballero o Luis Felipe Vivanco.

Dos de los libros más populares de Hansen (“Demonios Blancos” y “La nieve y las luces del Norte”) fueron publicados por la Wehrmacht en alemán en una edición destinada a los soldados del frente. Afortunadamente para Hansen su muerte se produjo antes del final de la Segunda Guerra Mundial lo que ha impedido que fuera excluido de la Unión de Escritores de Noruega y terminar encarcelado.

Hoy en día Hansen ha sido totalmente olvidado en su país de origen, como corresponde a uno de los condenaos al ostracismo, engrosando por ello la interminable lista de intelectuales que al parecer nunca existieron.

Lars Georg Hansen murió 20 de julio de, 1944, descanse en paz.

domingo, 27 de noviembre de 2016

SOROS Y LAS SOCIEDADES ABIERTAS


Resultado de imagen de soros open society

Mucho se ha escrito acerca del especulador judío George Soros y bien conocidas son algunas de sus fechorías como cuando provocó la quiebra del Banco de Inglaterra el 16 de septiembre de 1992, episodio llamado “miércoles negro”, donde Soros obtuvo unas ganancias de unos 1.000 millones de dólares y produjo pérdidas al pueblo británico por valor de unos 3.400 millones de libras, lo que por supuesto no ha provocado que el gobierno lo considere persona non grata en el Reino Unido ni le prohíba operar en él con su entramado de organizaciones políticas o económicas.

El único país que ha tomado una medida al respecto ha sido la Rusia de Putin y quizás por eso en el libro “Open Society: Reforming Global Capitalism” el señor Soros ha añadido un nuevo capítulo, “¿Quién perdió a Rusia”, que contiene este sombrío pasaje: “Rusia no está perdida; por el contrario, puede revivir con Putin. Pero Occidente ha perdido a Rusia como una amiga y una aliada”. Lo que seguramente quiere decir el señor Soros es, simplemente, que Rusia ha quedado fuera de su influencia.

Es tan frecuente leer noticias sobre el señor Soros que desde hace años parece la esencia de todas las salsas. En el 15M podemos rastrear a Soros, en Ucrania podemos rastrear a Soros, en las primaveras árabes, en las manifestantes violentos anti Trump…

¿Cómo puede abarcar un solo hombre tantos escenarios? Es sencillo, no está, ni mucho menos, solo. Por ejemplo, una de sus múltiples organizaciones, la llamada “Alianza Democrática”, está formada por más de un centenar de auténticos titanes del mundo financiero. Estos hombres, asociados con el señor Soros, inyectan centenares de millones de dólares (más de 500 en el último año) a distintos grupos de activistas que comulgan con su ideología política. Y éste es un punto muy interesante porque curiosamente, a pesar de los ríos de tinta que ha hecho derramar este experto en ingeniería social, poco se ha escrito sobre su ideología. Se nos vende como un especulador sin escrúpulos, y sin duda lo es, pero es mucho más que eso: es una de las caras más visibles de una élite que está intentando moldear el mundo.

George Soros no es lo que podríamos llamar un ideólogo, tampoco los son los multimillonarios que financian sus proyectos de ingeniería social ni tampoco los activistas de su interminable entramado de organizaciones. El principal artífice de la ideología de estos visionarios que pueden ser considerados los constructores del Nuevo Orden Mundial es el judío Karl Raimund Popper. No en vano su más reputada e influyente obra es “La sociedad abierta y sus enemigos”, una obra en dos volúmenes que escribió durante la Segunda Guerra Mundial.

Es en este punto donde merece la pena recordar que la más importante organización creada por George Soros es la Open Society Foundation (OSF). Sí, el señor Soros y su grupo de filántropos que gastan cientos y cientos de millones en grupos de activistas políticos afines a ellos ideológicamente no ocultan su admiración por el pensador judío Karl Raimund Popper.
Imagen relacionada



Durante la guerra fría las teorías de Popper y sus sociedades abiertas fueron tomando fuerza. ¿Pero cómo son esas sociedades abiertas que defendía Popper? Las sociedades abiertas tienen gobiernos tolerantes, atienden a las inquietudes de los ciudadanos, la libertad y los derechos humanos son el fundamento de la sociedad abierta. Parece el paraíso ¿verdad?

Los individuos de una sociedad abierta toman decisiones individuales no colectivas como en el “tribalismo”, concepto al que se ha reducido la idea de nación o pueblo en la visión del mundo de Popper. Según él las sociedades tribales y colectivistas no distinguen entre las leyes naturales y las costumbres y en consecuencia no es probable que los individuos desafíen o cuestionen las costumbres: la tradición compartida es tribal, la cultura compartida es tribal y los principios éticos y morales compartidos son tribales. Por lo tanto una sociedad abierta está indefectiblemente asociada con el pluralismo religioso, étnico y cultural, en definitiva una sociedad nihilista. Ese paraíso, al menos para aquellos que creemos tener derecho a nuestra identidad colectiva y a nuestros legítimos sentimientos de pertenencia a un grupo humano o pueblo ya no está tan claro ¿verdad?

Popper ve esa concepción de la sociedad abierta como favorecedora de desarrollos socio-económicos gracias al contacto con otras culturas, lo que facilita la percepción de alternativas a "soluciones únicas”. Bien, ya tenemos aquí la inmigración masiva, la sociedad multicultural y por supuesto, un modelo de capitalismo global que ha entusiasmado a las altas finanzas.

Pero además la tolerancia de las sociedades abiertas es muy selectiva. Si usted es un defensor de la soberanía nacional o de la identidad de los pueblos, especialmente los pueblos occidentales, usted conocerá una faceta nada agradable de las tolerantes sociedades abiertas: la intolerancia con el intolerante. En cuanto a mostrar atención a las inquietudes de los ciudadanos es mejor que lo olvide, si a usted le inquieta, por ejemplo, la destrucción del pequeño comercio fagocitado por grandes multinacionales, el comercio chino o los negocios franquiciados sus inquietudes tribales no serán atendidas; si le preocupa, por ejemplo, el deterioro de las tradiciones de su comunidad sus inquietudes tribales no serán atendidas; y si le inquieta, por ejemplo, empezar a sentirse un extranjero en su localidad natal fruto de la presión demográfica ejercida por oleadas migratorias que parecen no tener fin, sus inquietudes no sólo no serán atendidas sino que serán tachadas de discurso de odio.

La sociedad abierta según Popper se ve amenazada por la existencia de élites reaccionarias que buscan perpetuar una situación que ven como natural: patriotas, identitarios, etnocentristas, etc. Estos enemigos de las sociedades abiertas explotarán, según Popper, el sentimiento de ruptura o inseguridad producto de la decadencia de la sociedad tribal, creando propuestas utópicas y reaccionarias. Y por supuesto, en defensa de la libertad, habrá que perseguir a esa gente: bienvenidos a la dictadura de lo políticamente correcto donde la disidencia se castiga con la muerte civil y laboral del disidente contemporáneo y con la condena al ostracismo de los pensadores de antaño.

Popper hoy día puede ser identificado sin dificultad como un marxista cultural en lo social, pero también como un neoliberal radical en lo económico. Pero cuando publicó sus teorías en plena postguerra Popper tuvo un gran acierto: identificó a las democracias occidentales como las más próximas a sus idílicas sociedades abiertas, comportándose como un auténtico lobo con piel de cordero.

La sociedad occidental sufría de una carencia dramática de intelectuales para enfrentarse al marxismo en la recién estrenada guerra fría, no por casualidad ni por falta de talento, sino por que permitió que fueran precisamente los comunistas los que llevaran a cabo la depuración del mundo intelectual europeo tras la Segunda Guerra Mundial; se permitió que comunistas como Pablo Picasso o Sartre segaran vidas, truncaran carreras, prohibieran escribir a decenas y decenas de autores dejando a las democracias occidentales sin paladines frente al marxismo.

Este error de dimensiones históricas facilitó que la a veces ingenua sociedad occidental abrazara con entusiasmo las teorías de Popper con los liberales a la cabeza. ¿No era Popper al fin y al cabo un intelectual que defendía la superioridad de las democracias occidentales frente a los países del bloque soviético? ¿No defendía el libre comercio mundial?

La socialdemocracia occidental (con alguna excepción que veremos luego) tampoco anduvo mucho más avispada. ¿No defendían las sociedades abiertas de Popper la tolerancia, los derechos humanos, la libertad religiosa y la destrucción de la tradición? ¿Cómo no iba a ser Popper uno de los suyos?

Con esta premisa se le abrieron todas las puertas que tanto él como sus seguidores aprovecharon para infiltrarse como una auténtica quinta columna con sus ideas bajo el brazo.

De la mano de Popper la sociedad occidental fue inoculada con un complejo coctel de agentes nocivos que supusieron su derrota, unas veces por apatía, otras por ceguera o por mera estupidez. Las democracias occidentales se fueron convirtieron, sin apenas darse cuenta, en esas sociedades abiertas que pregonaba su nuevo gurú, labrando con ello nuestra ruina colectiva, el nuevo régimen que muchos han venido en llamar Nuevo Orden Mundial que nació de la hibridación ideológica hecha por Popper entre el marxismo cultural y la economía neoliberal más despiadada. Sus seguidores, con el señor Soros a la cabeza, utilizaron una estrategia de engaño colectivo que les ha funcionado a la perfección para avanzar hacia esas sociedades abiertas con las que soñaban.

En todo Occidente se empezó a presentar a la población a dos partidos como si de opciones políticas enfrentadas se tratasen, pero que en realidad eran y siguen siendo las dos alas de un mismo pájaro: los partidos socialdemócratas (izquierda) y los neoliberales (derecha). El acuerdo es tan simple como eficaz: cuando gobernaran los socialdemócratas se avanzaría en la agenda del marxismo cultural y no desharían ningún avance llevado a cabo por la derecha en temas de globalización, economías, etc.; cuando gobernaran los neoliberales se avanzaría en la agenda económica global y no desharían ninguna de las acciones relativas al marxismo cultural de sus teóricos oponentes. ¿Le cuesta creerlo? Haga memoria. ¿Cuántas de la las leyes de carácter ético y moral aprobadas por los distintos gobiernos socialistas (memoria histórica, aborto, matrimonios homosexuales, leyes de género, etc.) han sido derogadas por los gobiernos neoliberales que les siguieron? ¿Y cuántas de las medidas económicas neoliberales realmente importantes han sido derogadas por los socialdemócratas? ¿Comprende el juego?

De esta forma el ciudadano está perdido: aunque elección tras elección cambiase de voto, empujado por las náuseas hacia el gobierno saliente que no por el entusiasmo hacia el gobierno entrante (el llamado voto útil o aquello de votar tapándose la nariz), lo único que conseguiría es oscilar de una pierna de las teorías de Poppe (la neoliberal despiadada) a la otra (el marxismo cultural). Pero el avance continuará imparable y la sociedad, nuestra sociedad, ha actuado todos estos años como el que camina descalzo sobre una superficie calentada por el sol y salta espantado y dolorido de un pie al otro. Cuando se dice que la población siente desafección por los partidos tradicionales lo que ocurre es que, al menos de forma intuitiva, la gente se está dando cuenta de estar en una trampa y percibe claramente que gobierne quien gobierne la sociedad que se está construyendo le resulta más hostil y extraña cada día.

Uno de los pocos intelectuales que se dio cuenta de todo cuanto estaba ocurriendo y supo denunciarlo no fue un liberal sino un exmarxista, Jean-François Revel, en sus libros “Cómo terminan las democracias” y “El conocimiento inútil”. Estas obras fueron reveladoras sin duda, lástima que los liberales occidentales no les prestasen la atención que sin duda merecían y que los marxistas le considerasen un traidor. Ambos, neoliberales y marxistas, se postraron a los pies de los sacerdotes de Popper que inventó una forma de “marxismo capitalista” que tanto gusta a Soros y asociados y que constituye su verdadera ideología.

En un capítulo titulado “El fracaso de la cultura” Revel sintetizaba de este modo su terrible autopsia acerca de las sociedades abiertas:

“La gran desgracia del siglo XX es haber sido aquel en el que el ideal de la libertad fue puesto al servicio de la tiranía, el ideal de la igualdad al servicio de los privilegios y todas las aspiraciones, todas las fuerzas sociales reunidas originalmente bajo el vocablo de ‘izquierda’, embridadas al servicio del empobrecimiento y la servidumbre. Esta inmensa impostura ha falsificado todo el siglo, en parte por culpa de algunos de sus más grandes intelectuales. Ella ha corrompido hasta en sus menores detalles el lenguaje y la acción política, invertido el sentido de la moral y entronizado la mentira al servicio del pensamiento.”

Los “intelectuales” europeos, siguiendo las tesis de Gramsci, se convirtieron en los peores enemigos de la sociedad occidental y de sus naciones, persiguiendo a todo aquel que les denunciara. Para ello crearon el correctísimo político y se apoyaron para conseguirlo en una falta de parcialidad y veracidad en nuestros medios de comunicación tan escandalosa que empieza a resultar grotesca. Las sociedades abiertas, la hibridación del marxismo cultural y del neoliberalismo económico más radical que nunca nadie haya defendido, esta es la ideología del señor George Soros y no, no está sólo.

Los principales medios de comunicación, la industria del ocio, la mayor parte de la clase política, el entorno educativo y los organismos supranacionales están apostando por estas infernales sociedades abiertas que pretenden destruir nuestro países y nuestra identidad y no tienen reparo en mentir, manipular o engañar a los ciudadanos, ni se sienten atados de manos por ética alguna, pues su alta misión lo justifica todo.

Por eso cuando veo que Soros, o uno de sus múltiples colectivos de activistas subvencionados ataca a una persona o institución, lo primero que pienso es que he encontrado una parte no contaminada de la sociedad. Puede que no sean de los míos o puede que sí, pero lo que es seguro es que no es de los de suyos y eso no es poco en estos tiempos.

Algunas personas consiguieron ver con claridad la degradación ética y moral a la que nos empujan, la descomposición de nuestros valores, de nuestra cultura y el intento indisimulado de destruir toda nuestra civilización; apuntaron con acierto al marxismo cultural como culpable y para intentar frenarlo se agruparon alrededor de “la derecha” ejerciendo un voto llamado útil que sólo fue útil para fortalecer una de las columnas del Nuevo Orden Mundial.

Otros vieron la mundialización económica, los acuerdos trasnacionales, la demolición del estad del bienestar, el abaratamiento del despido, la tercermundialización del mercado laboral etc. y señalaron inequívocamente al neoliberalismo como culpable, ¡Pobres! Buscaron protección en uno de los brazos de sus ejecutores, “la socialdemocracia”, la otra columna del Nuevo Orden Mundial.

Pocos se dieron cuenta de que ambos peligros estaban unidos y sincronizados, pocos se dieron cuenta de que combatir solamente a una de las dos alas del mismo engendro, en demasiadas ocasiones, sólo servía para fortalecer la otra faceta del monstruo.

Sólo los nacionalistas que conservamos un fuerte componente ideológico de carácter social hemos sabido oponer un muro ideológico completo contra el monstruo creado por Popper y sus secuaces. No es casual que si el Frente Nacional en Francia quiere llegar al poder tendrá que hacerlo venciendo a una coalición de liberales y socialdemócratas; no es casualidad que si los nacionalistas llegan a al poder en Austria tendrán que hacerlo derrotando a una coalición de de liberales y socialdemócratas; no es casual que Trump para llegar al poder tuviera que vencer primero a los neoliberales en la primarias y a los socialdemócratas en la generales; no es casual que la prensa neoliberal y la prensa socialdemócrata crean que Putin es el demonio y el Brexit un drama…

Afortunadamente el ciudadano de a pie parece estar dando muestras de una sensatez inesperada y Soros y sus poderosos amigos están pasando sus horas más bajas.